La energía solar es la tecnología utilizada para aprovechar la energía del sol y hacerla utilizable cuya utilización no implica la destrucción del entorno. Hoy en día las empresas e industrias buscan invertir en desarrollar proyectos e iniciativas orientadas a la carbono neutralidad,  en este caso la energía solar, un recurso que jamás morirá de tanto brillar ya que al Sol aún le quedan 6.500 millones de años de vida, según apunta la NASA. El sol baña la Tierra cada día con enormes cantidades de energía, cada año el Sol arroja sobre la Tierra 4.000 veces más energía que la que se consume.

Aunque el uso de combustibles no fósiles aumentará más que el de los fósiles (petróleo, gas natural y carbón), estos últimos representarán más de tres cuartas partes del consumo mundial. Los efectos medioambientales de este modelo energético son la causa del  cambio climático que afecta a todo el planeta y también generan, entre otras muchas cosas, episodios de contaminación extrema. En ciudades sobre-pobladas, encontrar una manera sostenible de progresar requiere, indefectiblemente, un replanteamiento de nuestro uso de la energía. El cambio climático detonado por las emisiones descontroladas de dióxido de carbono es la causa de las olas de calor, las sequías, las inundaciones y la exacerbación de los modelos climáticos que se da en muchos lugares del planeta. A la vez, la población no para de aumentar y se generan nuevas demandas energéticas. Abastecer a la población mundial requiere combinar la necesaria reducción del dispendio energético con el aumento decidido de energías renovables y limpias.

Cada hora el sol lanza a la Tierra más energía de la necesaria para satisfacer las necesidades de la población mundial durante un año, pero el aprovechamiento que hacemos de ella es mínimo. La energía solar tiene capacidad para producir 98 gigavatios (GW) adicionales, una contribución superior a la del resto de fuentes. Por detrás de ella, las otras renovables añadieron 59 GW en conjunto, las plantas de carbón 35 GW, las de gas 38 GW, las de petróleo 3GW y la energía nuclear agregó 11GW de capacidad de generación.

El aumento extraordinario en la inversión solar muestra cómo el mapa de energía global está cambiando y lo que es más importante, el uso de la energía solar ha aumentado un 20% al año durante los últimos 15 años gracias al rápido descenso de los precios y a las ganancias en eficiencia.

 En mucho menos tiempo, la tecnología solar ha evolucionado hasta resultar competitiva con las fuentes convencionales de generación eléctrica en algunos países y en apenas unas décadas más se convertirá en parte sustancial de un sistema energético sostenible a nivel global. Aunque a algunos lugares llega más luz que a otros, en gran parte de la Tierra el sol está al alcance de todas las personas.

Si se pudiera utilizar mejor su energía, la economía cambiaría radicalmente, tanto así que la sociedad ya no dependería de unas fuentes energéticas finitas y concentradas en las manos de unos pocos. También se podría reducir la emisión de gases de efecto invernadero, y por lo tanto mitigar el cambio climático. La energía limpia también significa menos contaminación, lo que significa un desarrollo más saludable y feliz.

Hacer un cambio en la tierra constituye un nuevo reto ante el calentamiento global, y la energía renovable solar es una vía para lograrlo, mas allá de las energías tradicionales que además de tener un límite generan daño al ambiente.

La energía solar es una fuente limpia no genera mayores daños al medio ambiente, ayuda a la restauración del planeta y además es una fuente inagotable es de gran ayuda a las empresas e industrias al disminuir sus costos en producción, fácil de instalación, simple mantenimiento y nos genera energía por mínimo de 30 años en promedio. 

Un futuro 100 % renovable requiere de investigaciones, tecnologías, recursos y sobre todo, de políticas adecuadas. La atención se concentra actualmente en su incorporación de forma integrada a la red, para lo cual se necesitan sistemas flexibles y redes inteligentes, así como en las formas de almacenaje. La energía solar ofrece un futuro promisorio a partir del incremento de su eficiencia y la reducción de los costos. Como empresa comprometida con el ambiente nos aseguraremos de poder dejar una huella a través de nuestras diferentes soluciones energéticas, siempre enfocados en la mejora y conservación de nuestro planeta.