Las zonas secas son muy duras y poco agradecidas en cuanto a cultivos, pero los paneles solares pueden ayudar para tener un mayor rendimiento y una mejor cosecha.

Podríamos pensar que los paneles solares y la agricultura no son tan compatibles, ya que si hay espacio para uno no hay espacio para otro. Y este es uno de los principales problemas que surgen a la hora de ubicar las plantas solares ya que requieren de una gran extensión de espacio o terreno para así captar la mayor cantidad de luz posible.

Los paneles solares y los cultivos se puede decir que podrían competir por el terreno y también por la luz. Evidentemente no se pueden colocar placas encima de unos campos de trigo, pues la espiga no crecerá y, además, será inviable su recolección. Sin embargo, un estudio procedente de la Universidad de Arizona nos da otra solución ya que a través de una serie de experimentos ha mostrado cómo la combinación de paneles solares y cultivos en zonas secas tiene sinergias. Siendo así ambas partes se benefician mutuamente de su existencia.

La combinación de la generación de energía solar y la agricultura ofrece no solo una solución para encontrar superficies para proyectos fotovoltaicos en muchos países donde existe una falta de espacio por terreno donde el consumo de suelo es un problema, sino que también puede mejorar algunos tipos de actividades agrícolas, además de ofrecer un mejor rendimiento de la energía de las plantas solares.

Entre los beneficios mutuos que generan la energía solar y la agricultura la energía fotovoltaica no es el único beneficiario de la ubicación conjunta de proyectos solares y actividades agrícolas. Los cultivos se pueden hacer en la sombra intermitente proyectada por los paneles fotovoltaicos en sistemas agrivoltaicos, la sombra no necesariamente disminuye el rendimiento agrícola en cultivos en zonas secas, los paneles actúan como protección. Si no estuvieran, estos vegetales se quemarían por la intensidad de la luz solar.

Los científicos descubrieron que el aloe vera, los tomates, el maíz de biogás, la hierba de los pastos y la lechuga se cultivaron con éxito en esos experimentos.

Algunas variedades de lechuga producen mayores rendimientos a la sombra que a plena luz del sol; otras variedades producen esencialmente el mismo rendimiento bajo un cielo abierto y bajo paneles fotovoltaicos además los paneles fotovoltaicos semitransparentes pueden abrir nuevas oportunidades de rendimiento de cultivos.

Si menos del 1% de la tierra agrícola se convirtiera en paneles solares, sería suficiente para satisfacer la demanda mundial de energía eléctrica.

Que esperamos para aprovechar al máximo la energía solar que interactúa con el ambiente para incrementar su beneficio en los recursos agrícolas.